Buscar

Un poco de mi historia

Actualizado: 4 mar




Nací en Argentina. Viajé mucho por el mundo y esta fue mi mejor universidad para la vida. Viví en Cuba, en Brasil y en Venecia. Resido en España desde el año 2002.

Mis grandes terrenos de aprendizaje han sido el cuerpo, las emociones, los viajes y sin duda, la maternidad y la pareja.

Uniendo las disciplinas que practiqué cree un método de terapia corporal que combina

expresividad, intensidad, preparación física, Yoga y movimiento terapéutico, de los cuales nació el Método DAY® (Dinamic Anatomic Yoga).





Estudié en la universidad de psicología, ávida de descubrir más sobre las emociones y lo que nos mueve a crecer y sanar. Pero a los pocos años decidí dedicarme de lleno a las constelaciones familiares y al aprendizaje de cuantas psicoterapias alternativas encontré.

Desde mis 7 años tuve un cambio de alimentación importante por temas de salud y me formé e investigué por 25 años alimentación energética y consciente desde diferentes enfoques. La manera de alimentarnos y como modifica nuestro estado mental, nuestras emociones y nuestra salud, es de vital importancia para nuestro desarrollo personal y salud emocional.


Mis hijos fueron mi transformación más profunda


En 2007 nació Luna y junto con su llegada me separé de su papá. Sintiéndome muy perdida, en plena marea de sensaciones y luego de una cesárea, empezaron los años de la reconstrucción.

En 2009 nació nuestra pareja con Salva y familia ensamblada, y con ella nacieron Crecer Criando® y Crecer Gestando.

Crecer Criando ® fue una revolución, cambió la vida de mucha gente, pero sobre todo cambió la mía y mi manera de trabajar.

En 2014 llegó nuestro hijo Ciro, que nació bajo el agua rodeado de sus papás.

Luego de 11 años de haber construido una familia ensamblada con mi pareja y de haber

trabajado con miles de parejas cree un método de atención a parejas innovador, en el que

buscamos comprendernos a nosotr@s mism@s y lograr que la pareja sea un camino dinámico y transformador.

Es mi pasión y mi gran aprendizaje acompañar a familias en el amoroso y tantas veces duro

proceso de ser pa-madres, comprendiéndonos mejor y aprendiendo a acompañar sin manipular.





Muchos años de búsqueda, terapia y transformación me ayudaron a comprender que, en lugar de intentar cambiarnos, el proceso de aceptar y reconstruir nuestra propia realidad, que nos acerque a nuestro ser esencial, es mucho más amoroso y revelador.

Para mí el mejor trabajo terapéutico es un proceso dinámico de consciencia que integra cuerpo, mente y emociones con la ayuda externa de alguien que, habiendo pasado ese camino pueda acompañarnos y mostrarnos sombras sin juzgarnos, abriendo puertas para que podamos encontrarnos con nosotr@s mism@s y tener una experiencia de vida más integra y liberadora en todos los ámbitos de nuestra vida.


63 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo